Bodas al aire libre: la opción favorita de muchas parejas

Las bodas al aire libre siempre son una gran opción. Si no la mejor. Los novios lo saben, y por eso en los últimos años cada vez es más habitual que haya más celebraciones de exterior.

Y yo lo reconozco: para mí, cómo fotógrafo de bodas, no hay mejor entorno para trabajar que el que ofrece un atardecer en el jardín mientras los novios pasean de la mano. Me encanta inmortalizar miradas recíprocas de amor justo cuando el sol envía sus últimos coletazos de luz. Es uno de los contextos más favorables para disparar fotografías en cualquier celebración.

Pero además de esta, una boda de exterior tiene más ventajas aún.

boda al aire libre

Ambiente relajado y más posibilidades

Fuera, en los jardines, los espacios suelen ser más amplios, y eso siempre da más juego. Además, el ambiente es más relajado gracias al aire y a la luz natural. Las posibilidades se multiplican, y no me refiero solo a la fotografía.

Por ejemplo, la decoración. A muchas parejas les gusta aprovechar los elementos naturales del entorno e incluso añaden elementos decorativos en árboles o césped. Las flores, en un entorno natural lucirán mucho más.

Y ya que los jardines suelen ser más amplios que los salones, también se puede jugar más con la distribución de los puestos de bebidas y de comidas.

Para vuestros invitados también será más agradable, porque por ejemplo, no tendrán que salir fuera para tomar el aire o fumar. Los niños no se sentirán tan agobiados y podrán jugar por el jardín y para sus padres será más fácil controlarlos.

Y si además la boda es de noche, también las posibilidades de jugar con la iluminación se multiplican hasta donde alcance tu imaginación y la de los wedding planners.

Pero el momento más divertido llegará al final, en el baile. Al ser en el exterior, la disco móvil puede ser más grande que en el interior. Y claro, después de todo, ¿quién no prefiere bailar al aire libre?

boda al aire libre

Siempre es importante tener un plan B

Visto así, es más apetecible una boda bajo el cálido sol de una tarde de otoño o bajo una luna de verano que en un salón.

Pero también es cierto que no podemos controlar todo. Y menos el tiempo, que puede cambiar de un segundo a otro, sobre todo en verano, justo la temporada alta de bodas. Por eso mi consejo es que tengas siempre un plan B de interior (o incluso carpa, ¿por qué no?). No sería la primera vez que hago fotografías de los novios o sus invitados pasados por agua. Y tú no quieres que pase eso en tu boda, ¿verdad?

 

¿QUIERES RECIBIR TIPS Y CONSEJOS SEMANALES
 PARA TU BODA?
PREV NEXT